Detrás de una boda hay meses de preparación y hay años de sueños. Y ahora estás buscando el lugar que siempre has imaginado. Posiblemente, en el pasado, tu imaginación te haya llevado hasta una Villa rural, con paisajes de lavanda y jardines exuberantes. Un lugar que, hasta donde te alcanza la vista, estás en medio de la más hermosa naturaleza. Tu mente te ha llevado a una celebración religiosa o no, en un espléndido jardín, acondicionado y decorado para la ocasión.

Respirando profundamente y disfrutando cada momento. Te has imaginado que a pocos pasos, te encuentras pisando el césped de un jardín privado en tu cóctel de bienvenida. Y entrando por un cuidado porche hasta una sala con vigas y columnas de madera, con enormes ventanales y mucha, mucha luz. Has visto las mesas para los comensales decoradas con flores frescas en el centro. Y al final, has notado la satisfacción de tus amigos y parientes, la sonrisa en sus labios acompañándote en un bonito vals. El lugar que siempre has soñado se llama Masia Brugarolas. Cuando lo visites, te darás cuenta que tus sueños se han hecho realidad

Contacto:

Masia Brugarolas